Raspacupo hasta que se demuestre lo contrario

En una nación con aproximadamente 28 millones de habitantes, de las cuales el padrón electoral dice que son alrededor de 10 millones los mayores de edad, a grosso modo pudiéramos pensar que 5 millones tienen tarjeta de crédito, es decir que pueden optar por el permiso gubernamental para obtener dólares y hacer viaje al exterior, pues excluyo a los muy jóvenes o muy mayores, a quienes no se les otorga este instrumento de pago por parte de la mayoría de los bancos. En el supuesto de que TODOS se fueran de viaje y se gastaran los 3.000 dólares de la tarjeta+500 de efectivo + 400 de internet, los USD 19.500.000.000 no se comparan con todo el dinero que deja de entrar por la regaladera de petróleo y las dádivas a los “países amigos” del régimen, con las importaciones de empresas de maletín que el mismo gobierno nacional denuncia y “averigua” pero ni sanciona ni persigue, mucho menos con las partidas de viajes y viáticos para los distintos personeros del gobierno (comitiva incluida) a países y sesiones de trabajos que no le dejan nada al país.

Resulta que en mi estadística ojoporcentual, de los 5 millones de usuarios de tarjetas de crédito, no todos gastamos anualmente los distintos cupos de dólares, y me atrevería a pensar que somos mucho más del millon de personas los que nos encontramos en ese grupo, ya que no siempre se puede viajar, dado que hay otras necesidades que cubrir.

Sin embargo, cada día queda demostrado que en Venezuela hay presunción de culpabilidad, pues vale mas promulgar leyes que no se van a cumplir, para luego terminar cortando rabo y oreja a todos por igual, el que “raspó el cupo” en tres días, el que se dio el gusto de hacer el viaje de su sueño por Europa, Disney o cualquier otro lugar, el que se fue a conocer al nieto que nacía en otro país, el que quiso ir a Colombia a ver si era verdad que estaban mejor que nosotros, el que se fue a visitar al familiar o amigo que dejó el país para buscar un mejor futuro, el que pasó unos días en Aruba o Curasao porque le resultaba más seguro y barato que Margarita o Los Cayos, y pare usted de contar.

Que el mercado paralelo ha crecido desaforadamente, eso es cierto, ¿pero por qué los mismos que propusieron y avalaron una ley de ilícitos cambiarios no la hicieron cumplir?

Que pasamos de una tasa fija de Bs. 6,30 al sistema de bandas, eso no tiene otro nombre que devaluación, y se veía venir. Lo realmente delicado y preocupante es el recorte de libertades en cámara lenta. ¿Por qué si detectaron las irregularidades en el auge del “turismo raspadero“, no se hicieron los cruces de data respectivos para frenar dichas inconsistencias? ¡Nooo!, resulta que ha sido más fácil decretar el recorte en las asignaciones de divisas, primero con Colombia, Panamá y algunas islas del Caribe, y ahora con los otros nuevos países que se anexaron. Asimismo, se redujo el cupo electrónico y las remesas familiares, porque ahora para el gobierno nacional, todos los que podemos acceder a estos derechos somos “chanchulleros”, “vendecupos” o “raspacupos” hasta que se demuestre lo contrario.

Por todo lo antes expuesto, no me vengan con el cuento de que la economía en nuestro país se está desangrando por los culpa de lo “raspacupos”.

ANY RIERA

Maracaibo, 25 de enero 2014

dolares-cadivi

Anuncios

Un comentario en “Raspacupo hasta que se demuestre lo contrario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s